“La Argentina tiene problemas muy serios de los que nadie habla”, afirma Fernando “Pino” Solanas, y de inmediato plantea dos de ellos: “Recién me preguntabas sobre la reconstrucción de las industrias. La Argentina tiene que reconstruir sus industrias de defensa. Nadie habla de esto”, afirma.
-¿Es realmente una prioridad?
-Pero por supuesto que sí.
-¿Por qué?
-¿No está amenazada la Argentina? La base más poderosa de la OTAN en el Cono Sur está en las islas Malvinas. Eso lesiona los dos tratados que se firmaron con Gran Bretaña. La presencia de semejante base, con un submarino atómico, una cuadrilla de aviones de última generación Typhoon y 2000 o 3000 hombres y dos fragatas misilísticas es una amenaza a la Argentina, mientras nos están robando nuestro petróleo. Te digo más, Proyecto Sur plantea el endurecimiento con Gran Bretaña hasta la ruptura de las relaciones diplomáticas.
-¿Cuál es el límite?
-Rompemos relaciones económicas también. Presentamos un proyecto votado por unanimidad de mi autoría en el cual todas las empresas que funcionan en la Argentina y que están ligadas a la explotación petrolera de las Malvinas pierden sus licencias en el país y sus bienes pasan al Estado.
-¿Una acción bélica es probable?
-No, no creo. Esperemos que no. La mayor política es la diplomática y la solidaridad de América latina. La integración con América latina. Ningún barco ni avión inglés debería entrar en territorio latinoamericano. La Argentina no puede estar desarmada. El presupuesto de defensa de la Argentina es ridículo. A la Argentina le andan ocho o nueve aviones. No nos va a temblar el pulso para el rompimiento de relaciones exteriores y la aplicación de sanciones económicas contra empresas inglesas.
-Eso no implicaría sólo el rompimiento con Inglaterra; podría afectar las relaciones con Estados Unidos.
-No le tenemos ningún miedo a Estados Unidos, que no ha podido con Afganistán, con Irak ni con Vietnam. Estados Unidos es la potencia más genocida de la historia. Puso en funcionamiento el terrorismo nuclear y usó el efecto naranja, el glifosato contra poblaciones civiles. Su política internacional nos merece el más absoluto repudio.

Anuncios